Lo sentimos. Se ha producido un error.
Trade Portal Homepage
Business Listing Hub
 

Una ruta en coche ofrece toda la libertad para explorar hasta el último rincón de la costa inglesa.

Por su condición de país insular, Gran Bretaña mantiene desde hace siglos un auténtico romance con su costa, como demuestran las perfectas conexiones de su red viaria. Por eso, sea cual sea tu puerto o aeropuerto de llegada, no tendrás problemas para encontrar siempre la mejor ruta. 

Elige el destino que quieras y haz tantos altos en el camino como necesites. Si viajas en temporada baja, tendrás a tu disposición un sinfín de opciones de alojamiento.  Una carretera litoral tranquila es un auténtico paraíso, ya que permite descubrir encantadores pueblos y ciudades portuarias, y disfrutar de las espectaculares vistas al mar gracias a los numerosos miradores que encontrarás a lo largo del camino.

Tanto si eres de los que en sus días libres busca alejarse de la multitud para descubrir tesoros ocultos como si prefieres llenarte la agenda de visitas a lugares imprescindibles, una ruta en coche es la opción más flexible para descubrir la costa a tu aire.

Self-drive holidays Self-drive holidays
Self-drive holidays
 

Explorar la costa en coche.  

El coche es una de las opciones más prácticas para recorrer este abrupto litoral.  Lánzate a la carretera nada más desembarcar en el país o desde cualquier gran ciudad y toma alguna de las tranquilas carreteras secundarias que recorren el perfil de la costa.  

Cuando ya avistes el mar, baja las revoluciones y avanza a ritmo tranquilo por las encantadoras carreteras del litoral.  Los principales puntos de interés y los destinos más turísticos están indicados con carteles de color marrón junto a la carretera. 

Si no ves claro lo de conducir por la izquierda, siempre puedes alquilar un coche con volante a la derecha. Además, muchas empresas de alquiler ofrecen vehículos con transmisión automática, para que puedas concentrarte en la carretera.

La mayor parte de los alojamientos y puntos de interés de la costa disponen de aparcamiento, aunque es mejor consultarlo antes o pedir consejos sobre la mejor forma de aparcar. Los aparcamientos junto a las playas y en los centros urbanos suelen ser de pago, especialmente en verano, pero si quieres opciones más asequibles puedes fijarte en las señales indicadoras de aparcamientos de larga duración o aparcamientos conectados con el transporte público.

¡Una ruta en coche es la opción perfecta para descubrir la costa a tu aire!